Seguro que más de una vez os ha ocurrido que habéis visto una película o un capítulo de una serie y no habéis entendido el chiste del momento o no os ha parecido demasiado gracioso. Traducir el humor no es una tarea sencilla. Te contamos algunos detalles sobre este tema.

El humor es universal

El humor es algo universal, ¿verdad? A todo el mundo le gustan las bromas y los chiste. Pero, ¿se entienden igual los chistes si los traducimos literalmente desde la lengua origen a una lengua meta? Está claro que no, que no se entienden. Esto es porque el humor tiene mucho de cultura y las diferencias culturales son las que hacen que algo que es gracioso para un inglés o un alemán, no lo sea para nosotros. ¿Qué hacemos entonces?

Formas de traducir el humor

Literalmente

Hay diferentes formas de traducir el humor: literalmente, dando una explicación o adaptando el chiste o broma a la cultura meta. La traducción literal del humor no suele ser la más acertada, debido a que, en muchas ocasiones, la broma no tiene gracia al ser traducida en los mismos términos. Tenemos que tener en cuenta que muchas veces el humor se sirve de rimas o juegos de palabras para infundir hilaridad. Si traducimos literalmente, es muy probable que perdamos la esencia del chiste.

Explicando

La segunda opción, la explicación de la broma, se utiliza más cuando nos encontramos en el terreno de la escritura. El lector es un agente activo que va a dedicar mayor esfuerzo y tiempo a entender el texto que un espectador de una película o una serie de televisión. Explicar el chiste en una nota a pie de página puede resultar útil en este caso. Con todo, es posible que siga sin tener gracia para el lector. Sin embargo, el contexto le dará un conocimiento adicional de la situación.

Adaptación a la lengua meta

Por último, nos queda la tercera variante: la adaptación a la lengua meta. Esta es la opción más utilizada en el medio audiovisual. Los traductores y dobladores de películas y series hacen un enorme trabajo para que no se pierda la comicidad con la traducción. Para ello, deben tener un enorme y vasto conocimiento acerca de las dos culturas, la original y la meta, para poder adaptar mejor los contenidos. En muchas ocasiones, estas traducciones requieren de cambios en las palabras o, incluso, en las oraciones para que se siga manteniendo el humor. Series como Los Simpson, Hora de Aventuras o The Big Bang Theory han sido muy bien traducidas y dobladas por los equipos españoles, llegando a inmortalizar frases como “multiplícate por cero” (Bart Simpson) o “zas, en toda la boca” (Dr. Sheldon Cooper).

Como podéis ver, traducir el humor no es algo sencillo y requiere de una gran preparación. Por eso, algunas veces no entendemos la gracia de ciertas bromas. Aun así, siempre nos quedarán errores de traducción graciosos, ¿no?

footer BigBabbling

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies