Hoy queremos hablaros de una mujer, de una integrante de la Generación del 27, una mujer que, cuando yo estudiaba, no entraba en el temario, una mujer que bien vale ser homenajeada. Hoy hablamos de María Teresa León.

Primeros años

María Teresa León nació en Logroño el 31 de octubre de 1903. Era hija del coronel del ejército Ángel León y de Oliva Goyri. Su educación estaría muy marcada por sus tíos, María Goyri, una de las primeras mujeres en conseguir un doctorado en Filosofía y Letra en España, y su esposo Ramón Menéndez Pidal, eminente historiador y filólogo.

María Teresa se educó en la Institución Libre de Enseñanza y se licenció en Filosofía y Letras. Tuvo dificultades para proseguir sus estudios más allá de los estipulados (hasta los 14 años) y fue expulsada del Colegio Sagrada Corazón de Leganitos, en Madrid, por querer estudiar el bachillerato y leer libros prohibidos.

Contrae matrimonio con Gonzalo Sebastián Alfaro en 1920, cuando contaba solo 17 años. Con él tuvo dos hijos.

Por esta época, publicará artículos en el Diario de Burgos con el pseudónimo Isabel Inghirami, heroína de Gabriele D’Annunzio, y posteriormente utilizará su nombre.

María Teresa León
María Teresa León, en una fotografía de 1928 / ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN, BUENOS AIRES

La aparición de Alberti

En 1929 publica sus obras Cuentos para soñar y La bella del mal amor. Por entonces conoce al poeta Rafael Alberti y rompe su matrimonio, marchándose con el poeta a Mallorca. Se casarán por lo civil en 1932. En 1934, se publica su siguiente colección de cuentos, Rosa Fría, en la que Alberti colaboró realizando las ilustraciones.

La Junta de Ampliación de Estudios pensionó a María Teresa León para que estudiara el movimiento teatral europeo y comenzó a viajar por Europa, recalando en Berlín, la Unión Soviética, Bélgica, Noruega, Holanda y Dinamarca. Estas experiencias le dieron temas para sus artículos publicados en El Heraldo de Madrid en 1933.

El matrimonio Alberti-León volverá a la Unión Soviética en 1934 para asistir al Primer Congreso de Escritores Soviéticos, donde conocieron a Máximo Gorki y André Malraux.

El estallido de la Revolución de Asturias de 1934 intensificará su actividad política y social, viajando a Estados Unidos para recaudar fondos para los obreros perjudicados.

Protectora de la cultura durante la Guerra Civil

El golpe de estado que dará paso a la Guerra Civil los sorprende en Ibiza, de donde consiguen escapar en la operación naval frustrada del capitán de la Armada Republicana, Alberto Bayo.

Se instalan en Madrid en plena guerra y María Teresa pasó a ejercer el cargo de secretaria de la Alianza de Escritores Antifascistas. Funda también la revista El Mono Azul.

Las vivencias de la guerra en Madrid serán reflejadas en dos novelas: Contra viento y marea y Juego limpio, esta última con importantes notas biográficas en el que narra el día a día de un grupo de actores. También colaboró en la confección del Romancero de la Guerra Civil, dedicado a Federico García Lorca.

La Junta de Incautación y Protección del Patrimonio Artístico se encargó del traslado de los fondos artísticos del Museo del Prado y del Monasterio de El Escorial a Valencia en el que participó el matrimonio.

Los primeros traslados , al margen de dicha Junta, estuvieron a cargo del diputado comunista Florencio Sosa Acevedo y la propia María Teresa León, a quien hacía directamente responsable de la selección y envío de los cuadros una orden del subsecretario de Instrucción Pública, fechada el 3 de diciembre de 1936, para evitar demora y trámites. Esto se debe a que el diputado Sosa sólo realizó un envío durante el mes de noviembre en el que mandó tan solo 29 cuadros, y los responsables del museo ponían dificultades para los traslados que entendían que se realizaban por motivos políticos.

Entre el 7 y el 11 de diciembre se trasladaron 64 cuadros y 181 dibujos, aunque sin el embalaje adecuado, lo que produjo daños en el retrato del Conde-duque de Olivares a caballo de Velázquez. Las condiciones en las que se transportaron Las meninas de Velázquez y el Carlos V en la batalla de Mühlberg de Tiziano por el puente de Arganda determinaron la destitución de María Teresa. Alberti en Noche de guerra en el Museo del Prado relatará la experiencia vivida tratando de sacar las obras con el ruido de las bombas cayendo sobre Madrid.

María Teresa León participó también en el II Congreso de Escritores Revolucionarios en 1937, que tuvo lugar en Madrid y Valencia.

Durante la guerra se dedicó al teatro, siendo nombrada subdirectora del Consejo Central del Teatro y participando en diferentes empresas teatrales de la España republicana. Fue codirectora de Los títeres de cachiporra de García Lorca y de La cacatúa verde de Arthur Schnitzler, dirigió La tragedia optimista del ruso Vsevolod Vichnievsky y dirigió y participó como actriz en la versión de Numancia, de la que se encargó el propio Alberti.

Exilio y muerte

Con la derrota republicana, el matrimonio Alberti-León se vio obligado a exiliarse, primero a Francia, luego a Argentina y finalmente a Italia. Vivieron en París hasta finales de 1940, donde realizaron traducciones para la radio francesa París-Mondual y trabajando como locutores para las emisiones de América Latina.

En Argentina vivieron durante 23 años, donde nació su hija Aitana. María Teresa adquiere madurez en su prosa, culmen de su evolución iniciada con los cuentos de corte tradicional de los años 20, pasando por una etapa vanguardista al conocer a Alberti y siguiendo con un realismo socialista a partir de la República.

Con la llegada de la democracia, el matrimonio vuelve a España en 1977. María Teresa sufría por entonces Alzheimer y fue ingresada en un sanatorio de las cercanías de Madrid, en el que moriría el 13 de diciembre de 1988.

footer BigBabbling

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies